Código de buenas practicas

Orihuela, 26 de julio de 2018, Fedisprove ha presentado  en el marco de diversos actos con sus asociados el CÓDIGO DE BUENAS PRÁCTICAS EN LA DISTRIBUCIÓN DE FITOSANITARIOS

Este código es una herramienta más que se suma a otras acciones de fedisprove para  transmitir un mensaje claro y conciso a la sociedad. El USO correcto de los productos fitosanitarios no entraña ningún riesgo para la salud humana, y la importancia que tienen hoy en día en la Sanidad vegetal, el papel tan importante que juegan los distribuidores de productos fitosanitarios y en especial sus técnicos, no solo en la sanidad de los cultivos, sino en general en toda nuestra agricultura y los retos a los que se enfrentan día a día para garantizar el suministro de frutas y hortalizas en cantidad, variedad y

calidad a un precio asequible.

El sector de la distribución de productos fitosanitarios es un sector de una gran relevancia y diversidad, relacionado directamente con el consumo y la salud, es por tanto, como no podría ser de otra manera, un sector estrictamente reglamentado, no en vano, la UE se jacta de disponer del sistema más restrictivo de autorización de productos fitosanitarios en el mundo, un colectivo  que en gran medida aporta unos valores al sector agrario que permiten a la sociedad en general  disponer de gran cantidad y variedad de productos frescos de gran calidad y saludables.

El Código de Buenas Prácticas en la distribución de fitosanitarios es un paso decisivo para aumentar la eficiencia del se

ctor, la adhesión es voluntaria y representa una proyección pública de la responsabilidad empresarial del sector con nuestra agricultura y su entorno.

Este Código es un sistema voluntario que permite ampliar los compromisos que asumen los distribuidores, más allá incluso de lo establecido en la Ley, para mejorar por un lado  el funcionamiento de la cadena de suministros de insumos para la agricultura y por otro, el importante e invalorable apoyo técnico que los distribuidores de fitosanitarios llevan  ofreciendo  durante décadas junto a la comercialización de estos insumos, apoyo que ayuda a los productores a conseguir unas producciones agrarias de gran calidad, utilizando todas las herramientas disponibles para conseguir una agricultura más sostenible, respetuosa con el medio ambiente, mejorando la protección de los usuarios y optimizando al máximo los escasos recursos hídricos disponibles.

Es una gran oportunidad para mejorar aquellos protocolos de trabajo que no han resultado lo suficientemente efectivos y para poner en valor los estándares de calidad y profesionalidad que caracterizan al sector de la distribución de productos para la protección de las plantas.